NOTA SOBRE LA CUESTION DEL VELO EN LAS PISCINAS

Desde la Asociación de mujeres musulmanas AL – Bidaya hacemos publico este comunicado despues de haber sido invitadas por varios medios de comunicacions para el debate sobre el velo en las piscinas.

Las mujeres que conformamos las entidades firmantes somos vecinas de muchos municipios vascos y participamos en la construcción de una Euskadi plural y diversa. Creemos en ella y consideramos que la diversidad ya es un hecho en Euskadi. Esta nueva realidad requiere de la generación de políticas específicas en materia de diversidad que hagan posible la convivencia en igualdad de derechos y deberes. 

Lo acontecido ayer en las piscinas públicas de Gamarra nos plantea una situación compleja que estamos analizando desde diferentes colectivos que formamos parte de esta sociedad y que nos podemos ver afectadas y afectados por normativas como la que plantea el señor Maroto.  En este sentido y con el objetivo de trabajar internamente en la construcción de vías que permitan una convivencia normalizada sin discriminación de ninguna índole, preferimos mantenernos al margen de pronunciamientos públicos. Asimismo, apelamos a la responsabilidad social de todos los medios de comunicación y pedimos respeto por la intimidad de la mujer que ha sido fotografiada sin su consentimiento en un espacio público.

LA JUNTA DIRECTIVA

 10 de junio de 2014

«La FIFA evalúa permitir uso de velo islámico en los campeonatos de Fútbol»

La FIFA evalúa modificar su reglamento y permitir el uso del velo islámico (hiyab) en los torneos oficiales de fútbol femenino que organiza la entidad.Así lo anunciaron fuentes de la FIFA tras la reunión de Comité Ejecutivo que se realizó hoy en Tokio en víspera de la final del Mundial de Clubes entre Barcelona y Santos.

A ese escenario llevó el tema el príncipe Ali Bin Hussein de Jordania, quien con 35 años es el integrante más joven del Comité Ejecutivo de la FIFA.

Bin Hussein, que además es vicepresidente de la Confederación Asiática de Fútbol (CAF), fue autorizado a elevar la cuestión al International Football Association Board (IFAB), a cargo de toda modificación reglamentaria.

El organismo se reunirá en marzo en Bagshot, Inglaterra, y esa será una buena ocasión para plantear el tema.

Bin Hussein, que espera la aprobación de la IFAB de un velo para jugadoras y asistentes, destacó: «Esta cuestión afecta a millones de mujeres en todo el mundo y es indispensable abordarla del mejor modo posible».

«Debemos apuntar a garantizar la seguridad de las futbolistas respetando a su vez la cultura y promoviendo la expansión del futbol a todos los ámbitos sin discriminación alguna», agregó.

«Este es un tema crucial porque nuestro objetivo es asegurar que todas las mujeres que quieran hacerlo puedan jugar al fútbol sin ningún tipo de barreras o impedimentos», completó.

Para que esto suceda, planteó el dirigente jordano, es necesario derogar la regla número cuatro de la FIFA que impide el uso de cualquier indumentaria o aditamento que ponga en peligro a los jugadores o a sus rivales.

Lo único permitido hasta ahora son las casacas tradicionales, los pantalones cortos, las medias, los botines y las canilleras, además de los guantes en los casos de los arqueros.

El IFAB, que se creó en 1886, está integrado por cuatro miembros de la FIFA y cuatro de las federaciones británicas y es el máximo órgano mundial en materia de reglamento en el fútbol.

Para que una modificación reglamentaria sea aprobada es necesario que la voten favorablemente dos tercios de sus miembros. (ANSA)

«No todo en la vida es de un color o de otro. Miren sino el arco iris…» Paulo Coelho.

Condenan a tres mujeres por llevar velo ( en Francia )

El Correo2011-11-22

Tres mujeres fueron condenadas ayer en Francia a pagar sendas multas de 140 euros por llevar niqab (velo islámico que cubre la cara) en espacios públicos. Entre las sancionadas están la esposa oficial y otra pareja del comerciante Lies Hebbadj, famoso porque otra de sus mujeres fue multada el pasado año por conducir con niqab. La sanción fue posteriormente revocada.

El instituto que echó a una niña con ‘hiyab’ cambia sus reglas para que pueda usarlo

El instituto que echó a una niña con ‘hiyab’ cambia sus reglas para que pueda usarlo

[foto de la noticia]
  • ‘La directora se ha portado muy bien y nos ha pedido disculpas’, explica el padre
  • La familia ha decidido retirar la denuncia interpuesta tras la expulsión
  • La menor dice estar feliz, ‘sobre todo para las que vengan detrás’

Amanda Figueras | Madrid

Actualizado martes 18/10/2011 09:59 horas
  • Final feliz. La estudiante musulmana de 14 años que fue expulsada de un examen por llevar el velo islámico o ‘hiyab’ podrá seguir con normalidad sus clases, el asunto ha quedado zanjado por el Consejo Escolar del instituto de educación secundaria Enrique Tierno Galván (Usera, Madrid).

«Hemos llegado a un acuerdo, la niña va a seguir en el centro, la directora se ha portado muy bien y nos ha pedido disculpas por la demora en solucionar el problema», explica Mohamed, padre de la niña, de nacionalidad española. Ella, que aún ahora insiste en que no se conozca su nombre -«soy muy tímida», dice-, cree que la lucha ha merecido la pena «sobre todo para las niñas que vengan detrás de mí».

A principios de septiembre, cuando estaba haciendo un examen de recuperación en el instituto en que lleva años estudiando, le obligaron a salir del aula, la expulsaron en ese momento, y entonces empezó el problema. Según explicaban entonces desde el centro, su régimen interno clasifica como falta leve «la utilización en el interior de los edificios de gorras, pañuelos y otras indumentarias que dificulten la identificación del alumnado». La familia y su abogado esgrimían que el ‘hiyab’ es diferente de otro tipo de pañuelo y que la ley ampara su uso.

El letrado, Iván Jiménez-Aybar, profesor doctor de Derecho eclesiástico del Estado de la Universidad Autónoma de Barcelona, quien también asesora a varias familias en la misma situación que esta joven en Madrid, explicaba en un documento que hizo llegar al instituto que el Ministerio del Interior permite que las mujeres musulmanas lleven ‘hiyab’ en las fotos del DNI, del pasaporte o de la tarjeta de identidad del extranjero. Por lo tanto, al ser el velo algo que forma parte de la identidad de la persona, la autoridad de un centro docente no puede prohibirlo.

‘No es una victoria del islam, sino del Derecho’

«Según la directora, no se produjo un debate sobre ‘hiyab’ sí o ‘hiyab’ no sino que analizaron el planteamiento que les hicimos llegar y concluyeron que debían interpretar la norma del régimen interno con arreglo a la normativa superior y no en su contra», dice Jiménez-Aybar. El abogado opina que no se trata de una victoria de la comunidad musulmana. «No hay vencedores ni vencidos, en estos casos. Lo que sale ganando es el respeto a la Ley y el interés superior del menor. El IES en cuestión no ha cedido ante un capricho de una musulmana, sino que ha actuado con arreglo a Derecho. Por tanto, nadie puede ver este caso como una cesión del IES. Y, desde luego, ninguna comunidad musulmana debe presentar este caso como una victoria del islam. Sería un grave error», advierte.

‘El centro no ha cedido ante un capricho de una musulmana, ha actuado con arreglo a Derecho’, dice el abogado

«Vi la cara de felicidad de mi padre y el abogado y supuse que tenían buenas noticias, me dijeron que el centro iba a cambiar el reglamento interno y que podría seguir estudiando, al parecer, la mayoría del consejo escolar votó a mi favor, aunque también hubo algunos que se negaron», relata la niña, que ha seguido yendo a clase esto días y, según denunció, ha sido objeto de mal trato por parte de algunos profesores.

Sabe que su caso podrá ayudar en la resolución de conflictos similares en el futuro y evitar que otras pasen por los malos momentos que ella misma describía hace una semana: «Me gritan por cualquier cosa, una profesora me cerró la puerta en las narices, literalmente. Otra me ha dicho que a mí no me va a contestar a ninguna pregunta, y que siempre voy a ‘hacerme la victimita’. Me han dicho todo esto y delante de toda mi clase».

La Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (Feeri) tiene previsto distribuir el informe realizado por Jiménez-Aybar para este caso a las instituciones relacionadas con el asunto. Pero quizás llegan tarde en otros casos, como el de Najwa Malha, la joven apartada del instituto público Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Otros casos

El caso de Najwa está, prácticamente, visto para sentencia. El abogado Jiménez-Aybar ha emitido hace unos días su escrito de conclusiones y ahora debe contestar la Letrada de la Comunidad de Madrid antes de llegar a manos del Juez. «Si un Consejo Escolar, compuesto por una pluralidad de personas ajenas al mundo del Derecho, ha visto claramente que no se puede interpretar un reglamento de régimen interno sin tener en cuenta la normativa superior, ¿cómo va a opinar lo contrario un Juez? Esa posibilidad, sinceramente, ni me la planteo, sin perjuicio del respeto que debo tener hacia un asunto que todavía está en sin terminar», esgrime.

La familia de la niña del Tierno Galván destacan la voluntad negociadora que siempre ha mantenido la dirección del centro, y han decidido retirar la denuncia interpuesta tras la expulsión de la menor. Según Jiménez-Aybar esa es precisamente la diferencia con casos precedentes como el de Pozuelo o el de Arteixo, o con el coetáneo de Burgos.

La familia y su abogado insistieron en que el velo es diferente de otro tipo de pañuelo y que la ley ampara su uso

«Han aceptado estudiar con seriedad y profundidad el informe jurídico y ha sido un Consejo Escolar, que representa a toda la comunidad educativa, el que ha adoptado la decisión. ¡Qué diferente del caso de Burgos! El director no ha querido siquiera recibirlo. El otro gran error del director del IES Félix Rodríguez de la Fuente es apartar a la menor de las clases. Pero no de una clase en concreto, como ocurrió en el caso de Najwa, ¡de todas!, al margen del procedimiento establecido que exige, previamente, una audiencia a los padres. Eso no ha pasado en ninguno de los casos que he llevado o estoy llevando. Incluso en aquellos que han terminado en la vía judicial, se ha permitido que las menores asistieran a clase con ‘hiyab’ hasta adoptar una decisión. Por ello, hemos presentado una denuncia ante la Fiscalía de Menores«.

Según el experto, se marca ahora un antes y un después ya que antes los centros educativos, «haciendo del reglamento de régimen interno su sayo, prohibían el uso del ‘hiyab’ de modo arbitrario y al margen del Derecho». En su opinión, se había generado la idea de que las normas de régimen interno eran incuestionables. «Ahora cuentan con un ejemplo distinto: no se puede aplicar una norma interna vulnerando derechos protegidos constitucionalmente. Además, ha primado el sentido común: ¿cómo se puede privar a una menor de una prenda que nuestro Ministerio del Interior considera configurativa de su identidad pública y oficial?«.

el «Burka» de Zarkozy

El gobierno Francés se lleva las manos a la cabeza por el pañuelo de las jovenes musulamanas; y ahora con el Niqab, malamente llamado «burka», bajo el lema «símbolos opresivos»
hay cárceles mentales más opresivas que cualquier símbolo, esta es la burka de Sarkozy, sionista por cierto, le importó un bledo la matanza de civiles inocentes en Palestina y de Palestina ocupada, ¿que demonios le van a importar los problemas de las mujeres musulmanas? Levantando el velo que cubre el rostro de una mínima parte de la gran población musulmana francesa, no se cubren los problemas de discriminación de la mujer tanto musulmana como no.
Se le ha negado el derecho a estudiar en los espacios públicos con el cabello cubierto, y ahora se le quiere negar salir a la calle con el rostro cubierto, mientras que el resto de las mujeres pueden tomar el aire o el sol con la ropa que más les plazca o sin ella en todo espacio público.

No es el «burka» lo que no es bienvenido en Francia, lo sabemos siglos atrás, cuando levantaron mil velos en Argelia y trajeron la desgracia a Marruecos imponiendo nuevas lenguas y costumbres extrañas, entre ellos los verdaderos símbolos de opresión de la mujer como son los que producen lesiones en los pies y en la espalda, reducen su movilidad como los tacones, las plataformas, los cinturones, las siliconas en los labios y pechos, los pantalones pegados que dan lugar a barices y así una lista infinita, si lo que importa es «la mujer» también debería de prohibirse si se prohibe el «burka» estos símbolos, todo tipo de máscaras y el disfraz de carnaval, aunque hoy día ya no sabes quien va disfrazado y quien no…

Estamos en la Europa libre, se supone, pero no te dejan seguir tus creencias y costumbres porque se mira con ojos de ¿libertad? ¿y que es libertad?

Este tipo de prohibiciones solo generan más odio, y por odio están los cementerios llenos.
La religión de cada persona debe ser profesada con libertad, si no, no es una religión verdadera, es un fundamentalismo, y lo que está haciendo el gobierno francés es fundamentalismo ateo.

La cuestión ya no es un claro ataque a la libertad religiosa (solo para un grupo), sino es intervención en la vida privada las mujeres musulmanas, nadie sabe porque llevamos el velo y porque algunas mujeres se cubren más, he seguido este tema y he leído infinitos artículos de opiniones sin fundamento, opiniones sobre las mujeres musulmanas sin apenas haber hablado con ninguna, no conocen las motivaciones de las mujeres musulmanas para vestir de una manera determinada, para cubrir su cuerpo, me da mucha lástima por los autores-jueces, y me da pena por Francia y su gobierno, su hipocresía es más ciega que su miopía.

debate sobre la vestimenta


16/11/2010 – Bilbao
Los debates sobre la vestimenta en el III Foro de Derechos Humanos

Los debates sobre la vestimenta en el III Foro de Derechos Humanos: a las 19.00 horas en la Sala de Juntas Generales de Bizkaia (c/Hurtado de Amézaga, 6 de Bilbao), sigue el III Foro de Derechos Humanos con una ponencia sobre Gestión de la diversidad y derechos humanos: debates sobre la vestimenta, que ofrecerán Jordi Moreras, director de Tr(à)nsits y profesor de la Universitat Rovira y Virgili y Hajar Samadi, Asociación de Mujeres Jóvenes Musulmanas Bidaya.

Folleto informativo

El “velo integral”: por el derecho a decidir de las mujeres

Durante las últimas semanas, la derecha —e incluso alguna gente que dice ser de izquierdas— ha puesto en primer plano el “velo integral”, es decir el burca y el nicab. El burca, que sólo deja ver a través de una rejilla, procede únicamente de Afganistán, donde la ocupación militar de la OTAN, incluyendo tropas españolas, no ha liberado a las mujeres en este ni en ningún otro aspecto. El nicab, originalmente del Golfo Pérsico, es la prenda con una raja entorno a los ojos.

Al atacar el “velo integral”, parece que, por ahora, la derecha reconoce sus dificultades para prohibir el hijab. Son demasiado obvias las incongruencias de intentar impedir que una musulmana se tape el pelo con un pañuelo, prenda que difiere poco de la utilizada toda la vida por algunas mujeres mayores del campo o de la que aún llevan algunas para asistir a misa, mientras que el Estado incluso subvenciona a la iglesia católica cuyas monjas tienen que cubrirse de forma mucho más restrictiva.

Les es más fácil iniciar el ataque contra el burca y el nicab. Mientras que bastantes feministas defienden el derecho de las musulmanas a llevar el hijab, con el velo integral hay muchas más que aceptan el argumento de que su prohibición supondrá alguna liberación para las musulmanas. Pero en el fondo, los mismos argumentos contra la prohibición del hijab se aplican al burca y al nicab.
Una diferencia importante es que, mientras que muchas musulmanas en Europa llevan el hijab, muy pocas llevan algún tipo de velo integral. Se calcula que en Lleida, donde el ayuntamiento quiere prohibir el burca, sólo hay seis mujeres que lo llevan; si el objetivo fuera protegerlas, sería más efectivo ir a hablar con ellas personalmente, antes de abrir todo el debate y presentar resoluciones en el ayuntamiento. Evidentemente, la propuesta responde a otros fines.

Para la derecha, el motivo de la prohibición es bastante obvio. La impulsan los mismos partidos que apoyan la “guerra contra el terror”, con casi 3.000 civiles afganos muertos el año pasado; los partidos que respaldan la política asesina de Israel contra el “fundamentalismo islamista” de Hamas (el gobierno democráticamente elegido por el pueblo palestino); los que encarcelan durante años y sin pruebas a vecinos musulmanes del Raval. A estos partidos no les interesa la libertad ni los derechos de las mujeres, ya sean musulmanes, cristianas, ateas… Quieren restringir el derecho al aborto, quieren limitar la educación sexual en las escuelas, sólo por poner algunos ejemplos.

Cuando dicen que la prohibición del burca tiene el objetivo de liberar a las musulmanas, su hipocresía es sobrecogedora. Si realmente quisieran liberar a las musulmanas que viven en Europa, empezarían por garantizar su derecho a papeles, trabajo, cursos de formación… sin las barreras impuestas por las leyes de extranjería.

Si hay que prohibir el burca, ¿por qué no se prohíben las procesiones de semana santa? Las capuchas estilo Ku Klux Klan deben suponer el mismo atropello a la libertad, o a la seguridad ciudadana, que el burca. “Es diferente”, dicen algunos, “es sólo una semana” dicen otros. Lo obvio es que nos encontramos, no ante un principio, sino ante un prejuicio.

Esto lo esperamos de la derecha. Pero ¿por qué tanta gente de izquierdas respalda estas prohibiciones, impulsadas por el PP y CiU, e inspiradas directamente por la fascista Plataforma per Catalunya, como ha insistido su “führer”, Josep Anglada?

Es difícil entenderlo. Si defendemos el derecho de una mujer a decidir si quiere abortar, si quiere ponerse un piercing, hacerse un tatuaje, o incluso someterse a cirugía estética, ¿por qué no defendemos su derecho a decidir qué se pone en la cabeza? Hay presiones culturales en la cuestión del velo, sí, pero también las hay en los demás casos: no es casualidad que hace 10 o 20 años, casi ninguna mujer llevaba el ombligo a la vista y con piercing, y ahora es bastante típico.

¿Me cuesta entender por qué una mujer quiere llevar el burca? La verdad es que sí, pero esto no me otorga el derecho a obligar a una musulmana a vestirse de acuerdo con mis normas, de la misma manera que yo no tengo que vestirme según las suyas.

El problema es que se trata de tradiciones culturales diferentes a las dominantes en Occidente; esa cultura occidental ilustrada que nos dio el comercio de esclavos, el Holocausto y la bomba nuclear. Y no es lo mismo defender el derecho a decidir, por sí misma, a una mujer occidenta —preferiblemente con estudios universitarios—, que dar el mismo privilegio a una musulmana de origen campesina y/o pobre.

Porque no se trata de “velo sí” o “velo no”, sino del derecho de las mujeres a decidir por sí mismas, y sin imposiciones: una izquierda consecuente debe defender este derecho en Europa, Afganistán, Arabia Saudita o en cualquier otro lugar.

Con todo, las contradicciones de estos progres selectivos no son tan nuevas. A principios del s.XX, gran parte de la izquierda defendió las intenciones civilizadoras del colonialismo; en 1914 estas mismas fuerzas respaldaron la nada civilizada Primera Guerra Mundial. Fueron los revolucionarios, —Lenin, Luxemburg, Trotsky y otros— los que rechazaron este doble rasero, y se opusieron al imperialismo en todas sus facetas.

La cuestión del velo integral es igual de sencilla. ¿Se está con la derecha, con el Estado capitalista y racista, hasta con los fascistas? ¿O se defiende el derecho a decidir de las musulmanas? Si se es de izquierdas, la respuesta  la Guerraes fácil.

David Karvala es militante de En lluita y miembro de la Plataforma Aturem

El PP quiere tapar su Gürtel creando polémica en torno al velo

El discurso islamófobo de muchos militantes del PP demuestra más ignorancia, superficialidad y chulería que conocimiento y tolerancia
Opinión – 24/04/2010 9:44 – Autor: Ahmed Hijazi – Fuente: Mundo Árabe
Espernaza Aguirre, Presidenta de la Comunidad de Madrid.

Espernaza Aguirre, Presidenta de la Comunidad de Madrid.

No se nos olvida que Esperanza Aguirre da importantes cantidades de dinero a colegios religiosos y ultra conservadores, y que hace lo mismo y cede suelo al Opus Dei que separa a sus alumnos por sexo, pero aún así la familia de Najwa debe respetar las normas del colegio y luchar por el respeto a la libertad religiosa.

Ya sabemos que, desde la época de Aznar, el PP no guarda ninguna simpatía hacia los árabes y musulmanes, y mucho menos hacia los musulmanes españoles. Es más, las amistades peligrosas de Esperanza Aguirre y sus andanzas por Israel, además del boicot a las actividades de una institución española importante como Casa Árabe, nos revelan donde se sitúa ella y su partido que todavía no ha pedido perdón por una guerra criminal en la que fueron pisoteados los Derechos Humanos de millones de mujeres y hombres iraquíes.

No cabe ninguna duda de que el PP, al verse atrapado en medio de la corrupción de decenas de sus cargos, ha asumido los postulados de la extrema derecha, utilizando la xenofobia y la ignorancia, con el fin de desviar la atención de sus problemas internos.

Los españoles sabemos que la educación en este país no es laica y a muchos nos gustaría que lo fuera para que, entre otras cosas, se ponga fin a la discriminación religiosa y al señalamiento permanente contra aquellos que no proceden de la misma religión y gozan de más de una cultura.

Resulta irónico que el mismo partido que fomenta los colegios religiosos y se opone al derecho de las mujeres al aborto, a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, a los derechos humanos de gay y lesbianas, a la Ley de Igualdad y la laicidad del Estado, ahora quiera presentarse muy preocupado por la libertad de las musulmanas españolas.

El discurso islamófobo de muchos militantes del PP demuestra más ignorancia, superficialidad y chulería que conocimiento y tolerancia. Ni convence ni cuela el cuento de defensor de las libertades de este partido, porque los 10 colegios de los Legionarios de Cristo -los de Marcial Maciel, el pederasta-, los 73 del Opus Dei, y los 5 colegios de la integrista Asociación Católica de Propagandistas, cuya educación no se diferencia en nada a la educación que imparten los islamistas fundamentalistas, reciben subvenciones de instituciones gobernadas por el Partido Popular e, incluso, algunos de los hijos de sus dirigentes estudian en ellos.

El velo está sirviendo al PP como una cortina de humo, permitiendo a sus dirigentes, tras semanas de escondidos, hacer cola ante los micrófonos para hablar de musulmanes en lugar de dar explicaciones sobre la corrupción que le tiene agujereado, sobre el recorte de gastos en la escuela pública, sobre el abandono escolar que roza la cifra del 30% y, lo que no es menos importante, los millones de euros que dan a organizaciones religiosas fundamentalistas que operan en España, África y América Latina.

Sólo un modelo de escuela pública y laica es la garantía de extender los valores de igualdad, tolerancia y pluralidad, evitando la discriminación por raza, sexo, o creencia religiosa. El papel del Estado es crucial en esta tarea, porque los criterios selectivos basados en una sola creencia religiosa y un modelo cultural absoluto que no admite la diferencia, reflejan un pensamiento único, estrecho y excluyente.

Tanto Najwa como su familia han de saber que, desde el respeto a las normas y la moderación, se puede luchar en defensa de la libertad religiosa y contra la xenofobia. Seguirle el juego al PP y sus dirigentes gürtelistas, haciendo caso a la demagogia y el populismo islamófobo, es darle alas al fundamentalismo y echarle mano a la derecha arcaica que pretende esconder su corrupción bajo un trozo de tela.

Ahmed Hijazi es editor de www.mundoarabe.org