Próximos encuentros!!!!

Compañeras MUSULMANAS os recordamos que a partir del próximo jueves 27 septiembre 4 y 11 de octubre, se va a celebrar Encuentros de Mujeres en Durango (bizkaia) para escucharos con respecto al tema de Educacion, empleo y relaciones sociales. Acércate, no lo dudes!!!! Habrá servicio de guardería y beca de desplazamiento. Inscripciones por wasap… Aprovecha esta oportunidad para que se escuche tu voz!!!!!!!!!!!!!!! 😁

IMG-20180921-WA0020

La educación para la paz se basa en la autoestima

La educación para la paz se basa en la autoestima

En el nombre de Allah, Misericordioso y Clemente

La educación para la paz es una de las llamadas materias transversales que se imparten en la escuela española. Transversal quiere decir que no es una asignatura que tenga asignadas una serie de horas a la semana, sino que se trata en todas ellas, con diferentes abordajes. Un detalle que me parece importante sobre la educación para la paz es que no es posible sin un correcto desarrollo de la autoestima.

Efectivamente, en todos los textos especializados que podemos encontrar sobre la educación para la paz se nos habla también de la educación de la autoestima, como dos aspectos inseparables. Sin embargo, no todo el mundo piensa así.

Existe mucha gente que piensa que para enseñar paz y respeto hace falta violencia. Mano dura lo llaman, pero es una forma de violencia. Piensan que tanto respetar a los niños, a sus necesidades y ritmos, los lleva al egoísmo y a la falta de respeto a los mayores. Las personas que piensan así confunden, desde mi punto de vista, respeto con temor.

Sin embargo, los psicólogos y pedagogos coinciden en que se enseña a comportarse pacífica y respetuosamente sólo si cultivamos la autoestima del aprendiz. Y no se favorece la autoestima con autoritarismos vacíos, con violencia de hecho o verbal, con desprecios, amenazas ni faltas de respeto.

Para enseñar paz debemos comportarnos pacíficamente. Para poder exigir respeto, debemos respetar lo más íntimo y genuino de los niños: su naturaleza infantil. Siempre y cuando, claro, realmente queramos ciudadanos pacíficos y respetuosos. Que muchas veces no lo parece