Asesora del Defensor del Pueblo defiende “máxima libertad religiosa” para las mujeres con velo en España

La asesora del Defensor del Pueblo en materia de Migraciones defiende “máxima libertad religiosa” para las mujeres con velo en España

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) –

La asesora del Área de Migraciones e igualdad de Trato del Defensor del Pueblo, Eugenia Relaño, ha defendido que debe garantizarse “la máxima libertad religiosa para todos y la mínima restricción necesaria”, también en el caso de las mujeres musulmanas que llevan el velo islámico en España porque, según ha indicado, “es un signo distintivo de su confesión religiosa”.

Así, Relaño ha precisado, durante su intervención en el XIII Congreso Católicos y Vida Pública, organizado por la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación San Pablo CEU bajo el lema ‘Libertad Religiosa y Nueva Evangelización’, –al que ha asistido en representación de la Defensora del Pueblo en funciones, María Luisa Cava de Llano– que los poderes públicos han de tener en cuenta las creencias religiosas que conviven en la sociedad española y “mantener la cooperación” con todas ellas.

En este sentido, ha asegurado que “la laicidad positiva lleva implícita la convivencia de lo religioso con lo civil”, por lo que “los mandatos públicos tienen que respetar las creencias de los ciudadanos, creyentes o no creyentes”.

En cualquier caso, ha explicado que “la laicidad como tal no aparece en la Constitución Española” aunque esta sí recoge los conceptos de “libertad, igualdad, justicia y pluralismo político” y ha subrayado que en la Carta Magna se establece que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”., lo que implica que “la igualdad religiosa sí es un derecho” y que el Estado tiene “obligaciones y deberes con los ciudadanos”.

Relaño ha apuntado que el laicismo se da cuando “el Estado es absolutamente ajeno a lo religioso con ánimo beligerante e intenta desproveer a las personas de su manifestación religiosa y pretende que la religión se viva en un ámbito privado”. No obstante, a su juicio, “si no hay pluralismo religioso, no hay libertad, igual que sin pluralismo político no hay democracia”.

Además, ha aportado algunos ejemplos de quejas que han llegado a Cava de Llano, cuyo cargo pasa por “defender y tutelar los derechos fundamentales de todos frente a las administraciones públicas”, como la que recibió recientemente en relación con la celebración de la JMJ que venía provocada porque el Estado, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid habían apoyado actos religiosos. Sin embargo, la Defensora del Pueblo no admitió ninguna queja argumentando que “participó en un acto ajeno pero cuya organización no es imputable al Estado”.

Téofilo González Vila, Catedrático de Filosofía, presidió ayer la mesa en la que participaron Javier Barraycoa Martínez, profesor de Filosofía en Barcelona, y Eugenia Lerraño Pastor, asesora del departamento de migración del Defensor del Pueblo, que asistió en representación de María Luisa Cava de Llano y Carrió, Defensora del Pueblo en funciones.

Por su parte, el catedrático de Filosofía Teófilo González Vila que ha participado junto a Relaño en la mesa redonda titulada ‘Laicidad, laicismo y convivencia’ ha destacado que “el Estado guarda importantes relaciones con lo religioso” y a él le incumbe “garantizar la libertad religiosa para que cada persona pueda adoptar cualquiera de las posibles particulares opciones que caben ante lo religioso”.

Así, ha afirmado que el Estado es “aconfesional” pero “no neutral respecto de la libertad religiosa” y que debe garantizar el “efectivo ejercicio” de esa libertad que tienen todos los ciudadanos, sin hacer suya ninguna opción particular.

“No es lo mismo no profesar religión alguna que profesar la no religión, que es lo que pretende el laicismo que haga el Estado. De hacerlo, no sería un Estado laico”, ha puntualizado.

Sobre la educación, ha apuntado que “quienes están en cargos públicos no pueden imponer ni favorecer sus opiniones en terrenos educativos, culturales o ideológicos” sino que son “los padres los primeros educadores de sus hijos”. Por ello, ha señalado que el Estado debe garantizar las condiciones necesarias “para hacer posible a los ciudadanos el ejercicio de sus responsabilidades” pero “no tiene la competencia para erigirse en educador universal de la ciudadanía”.

En la mesa también ha intervenido el Doctor en Filosofía, Javier Barraycoa Martínez, que ha remarcado que “entre Iglesia y Estado no puede haber ni separación ni oposición” y que ha recordado al Papa Benedicto XVI cuando utilizó el término ‘sana laicidad’ pues, a su juicio, “se ha de reconocer a la religión como presencia pública en la sociedad”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s