Este es el contrato que firmamos cada mañana que nos levantamos y decidimos permanecer impasibles, apáticos e indolentes ante la realidad

Anuncios