¿Feminismo o arrogancia?

la ignorancia de occidente hacia la compleja dimensión que el hiyab tiene en el islam tiene su origen el coloniaje y las posteriores luchas de liberación. El velo era un simple síntoma de sumisión y opresión de las mujeres hacia los hombres a ojos de los/las colonizadores/colonizadoras.

Por lo tanto, la cultura “civilizada y superior” que colonizaba decidía que había que “liberar” a las mujeres y eso era tan sencillo como obligarles mediante la violencia a quitarse el velo y hacer hogueras en plazas públicas dejando a las mujeres desnudas por desveladas y humilladas sin él. (Como apuntaba Frantz Fanon) las intenciones no eran inocentes ni liberadoras sino todo lo contario, eran imperialistas ya que pretendían someter a toda la población sometiendo primero a sus mujeres: “En aquel momento, la administración colonial pudo definir una doctrina precisa: “si deseamos atacar a la sociedad argelina en su contexto más profundo, en su capacidad de resistencia, debemos en primer termino conquistar a las mujeres; es preciso que vayamos a buscarlas detrás de los velos en que se esconden, en las casas donde las oculta el hombre”.

La situación de la mujer es lo que desde aquel momento se convierte en un objetivo de la acción.”  Y siglos más tarde, el feminismo occidental sigue fracasando e intentando “liberar” a las otras mujeres, en vez de pararse a escuchar sus voces y reivindicaciones para comprenderlas primero y entablar un diálogo intersubjetivo igualitario después. Es decir, sigue apuntalando el sistema político capitalista y contribuyendo a extender el pensamiento único, homogeinizador….

David Bohm “Sobre el diálogo” Ed Kairós 1997 Barcelona; pag.: 55-56.

Tanto regímenes de un lado del mediterráneo como del otro, hacen uso de la violencia antidemocrática, instrumentalizando está cuestión para sus fines políticos y de poder. Así surgió en el 2003 la ley que prohibe llevar “símbolos ostentosos religiosos” en Francia, con la prohibición de usar hiyab en las escuelas. Una ley que fue presentada como progresista, en un país donde legisla la libertad religiosa, reprime y quiere asimilar, homogeinizando a las mujeres de orígen arabo-musulmán. La mayor represión y opresión para cualquier mujer o persona (sea cual sea su religión, cultura, clase o raza) es no poder tener acceso al sistema educativo. El posicionamiento feminista occidental mayoritario ante este problema, lejos de escuchar e intentar acercarse para comprender la complejidad multidimensional del hiyab, ha sido continuar con la estrategia de la instrumentalización de esas otras mujeres, distintas de ellas mismas.
7 Frantz Fanon, “Argelia: los occidentales ante el velo“

http://www.mundoarabe.org/fanon_frantz.htm (Fragmento del libro de Fanon ”Sociología de una revolución”)

… señalar, la necesidad imperante de ir construyendo entre todas/todos un feminismo dialógico, que sea coherente en sus reivindicaciones y no se deje fragmentar en sus discursos y demandas igualitarias y emancipatorias por los intereses del sistema político capitalista. Es necesario ir creando herramientas en base un diálogo intersubjetivo igualitario, que supere de manera global y bajo una ética universal, las situaciones de exclusión de clase o cultura a las que nos enfrentamos las mujeres.
El feminismo del siglo XXI tiene que contar con todas las voces silenciadas (en su entorno cercano y fuera de él, en el mundo), debe ser inclusivo, aglutinador y creativo para fortalecerse y ser coherente (en base al diálogo), lo que hará posible y real las transformaciones sociales a nivel local y global. Haciendose más solidario y cooperativo, más comprensivo y transformador. Siendo capaz de adaptarse a los continuos cambios a los que la sociedad se enfrenta de manera organizada, racional y empática….

(Extractos: FEMINISMO DIALÓGICO)

Anuncios

Un comentario en “¿Feminismo o arrogancia?

  1. Estoy completamente de acuerdo con lo que decís en este artículo. Creo que todo el debate entorno al velo es una instrumentalización de la cuestión de género con fines imperialistas. Desafortunadamente, el feminismo mayoritario en España y en Europa es un feminismo etnocéntrico y racista, que piensa que las mujeres y hombres occidentales tenemos “la verdad” sobre la igualdad y que las mujeres occidentales estamos menos oprimidas que las mujeres de otros orígenes, religiones, culturas. Pienso que el movimiento feminista europeo debería mirarse un poco al ombligo y analizar y luchar contra el racismo que existe en su seno. Creo que es fundamental que las mujeres nos unamos y créamos alianzas.
    Sólo deciros que no todas las feministas nos identificamos con el discurso contra el velo, basta ya de estigmatizaciones!
    Un saludo
    Sara

Los comentarios están cerrados.