Aprdener a poner el adjetivo islámico en su sitio, sería buena idea.

Tras leer la opinión de un “especialista en el mundo árabe” en el correo, (aquí podéis leerlo: http://medios.mugak.eu/noticias/noticia/203113) sobre la amenaza “islamista o amenaza terrorista en Bilbao”, me hace reflexionar sobre la terminología que usa en general para definir la actitud de unos argelinos que según la prensa andaban en drogas, robos y sospechosos de financiar el terrosismo. Según este artículo, relaciona el Islam directamente con el terrorismo, y si lo dice un experto, ¿que dirá el resto? Los musulmanes somos los principales víctimas de toda esta campaña “anti terrorista”, cualquier excusa sirve para criminalizar a la comunidad islámica, por muy antiislámicas que sean las actitudes de algunos “islamistas” – el robo y tráfico de drogas- tajantemente prohibidos desde raíz en el Islam, así como cualquier apología del terrorismo.

Los términos “terrorismo islámico” son términos además de opuestos, inexactos e injustos. Por esta misma regla de tres, la actitud de ETA debería llamarse terrorismo vasco o terrorismo liberal, no olvidemos que ETA significa, Euskadi Ta Askatasuna = País vasco y libertad. Por supuesto sería, injusto e inexacto, el terrorismo israelí debería de llamarse judío, el terrorismo de la IRA debería de llamarse, católico o irlandés.
¿Podemos imaginarnos por un segundo este tipo de términos en las portadas de los periódicos? Terrorismo judío asesina a más de 1500 personas en Gaza.
Parece que se ve inaceptable y seguro que si me lee ahora mismo un judío, se quejaría y se sentiría ofendido. Sin embargo, cuando se trata de los musulmanes todo vale. No pasa nada. Pero luego se habla de integración y de bienestar común. O es hipocresía o no entiendo nada.

Los delincuentes son y serán delincuentes, antes o después del 11 de septiembre, es conocido hasta por la propia policía que en ciertas calles de Bilbao se trafican con drogas, extranjeros o no, porque la estupidez sigue siendo humana, ayer y hoy, antes o después, pero simplemente eso : humana.
Con la diferencia que ahora se le añade “islámico” o “islamista” para definir cualquier actitud sospechosa que provenga de personas presuntamente musulmanas.

Mi preguntas es que demonios tiene que ver la palabra Islam con las sucias actitudes de ciertas personas, que culpa tiene el Islam de que algunos argelinos sean presuntamente delincuentes, (aunque después hayan salido libres sin pruebas ni cargos) que culpa tenemos nosotros/as musulmanes/as vascos/as o no, de seguir soportando acusaciones directas o indirectas de la prensa, mezclando el terrorismo con lo islámico en un mismo vaso. ¿Hasta cuando seguiremos así?
Como persona musulmana vasca y occidental, me siento ofendida que un historiador, que no es el primero ni será el último, aprovecharse de este suceso para hablar como un héroe occidental con el deber moral de concienciar a los vascos y occidentales, del peligro “islamista”, término mal usado, sin tener en cuenta que gran parte de la comunidad musulmana, sobre todo bilbaína, es vasca, occidental o que llevan muchos años conviviendo cada día con el resto de la gente sin ningún problema. Sin tener en cuenta que este tipo de artículos imprecisos repercuten negativamente en la conciencia de la gente, lo que da a luz a opiniones negativas sobre cualquier musulmán, no hay que meter a todo el mundo en el mismo saco, es conocido por todos/as, pero ese saco ya está lleno y lo que debemos hacer es vaciarlo y seleccionar que es lo que se debe de meter y porque se mete.

Esto es un mensaje para las personas que participan en tertulias o escriben en medios de comunicación, que el 1º paso para saber que pasa realmente y poder definir la solución a este problema, es aprender a diferenciar que el Islam es opuesto al terrorismo, y sus consecuencias también. Que los términos terrorismo islámico se repelen, no pueden ir juntos, porque la existencia del uno anula la existencia del otro, no puede caber el Islam y el terror en un mismo corazón ni en ninguna mente sana, que son palabrejas puestas de moda hace 8 años tras el misterioso atentado de las torres gemelas, porque yo estoy hasta más allá del moño de este tipo de términos y de que por que unos argelinos supuestamente hallan cometido ciertos robos, se aproveche de esta situación hasta para del velo. ¡Por favor! ya está bien.

El autor de este artículo, en lugar de usar y hacernos tragar estos dos términos juntos: “terrorismo islámico” o “atentando islamista”, debería comprender la situación, el objetivo de cada término y escoger las palabras adecuadas, por ejemplo: “atentado atribuido a personas (en este caso) argelinas”, en mi opinión sería más exacto hablar de delincuencia en este caso y no de terrorismo. Las investigaciones aún no nos han dicho exactamente que planearan ningún atentado, solo es una sospecha, que puede ser falsa, ya nos enteraremos. Pido que se deje de alimentar la islamofobia, que no se nos deben alarmar de falsos atentados, sin prueba ni profesionalidad alguna, y todo esto en una sociedad donde vivimos amenazados bajo la amenaza etarra, aún no puedo olvidar aquel día, a las doce de la noche cuando la policía nos avisó de un artefacto en frente de nuestro edificio, que desalojáramos la zona de la fachada por si acaso salíamos volando, afortunadamente no explotó, pero con esto quiero decir, que todos/as, musulmanes o no somos víctimas del mismo terrorismo, de la misma delincuencia, que no tienen nada que ver con ninguna bandera ni con ninguna religión. Aprender a poner el adjetivo islámico en su sitio y llamar las cosas por su nombre, sería una gran idea.

Anuncios