¿Eres de los que aprobaron o de los que suspendieron?

espero que seas de los que aprobaron…

Hoy estamos a día quince de Ramadán, justo en el ecuador, lo que queda no es más que lo que se ha ido, o sea, es el momento idóneo de reflexionar y intentar evaluar lo que se hizo a lo largo de los quince días pasados, es un ejercicio fácil y sencillo, pero clave, ya que depende del resultado y la decisión que elijas puedes ser de los que aprueban o de los que suspenden.

Hemos recibido este mes con alegría y felicidad, a día de hoy ¿aún la conservamos con el mismo fervor que el primer día? ¿Sigue presente en nuestros corazones el sentimiento de gratitud a Allah por habernos alargado la vida hasta poder alcanzar este mes?

 Hasta ahora ¿Cuántas partes leíste del Corán? , ¿Cuántos rezos hiciste en comunidad?, ¿cuantas veces te levantaste en la oscuridad de la noche para rezar aunque solo sea dos rak´at voluntarias?
¡¿Sabes qué?!    En realidad todas estas cosas y otras que no he mencionado, se engloban bajo una cosa, exactamente les engloba el termino TAQWA, palabra que se traduce como temor, aunque yo tenga mis  reticencias sobre su traducción.

Una vez preguntaron a  Omar Ibn Al-Jattab ¿Qué es la Taqwa? Dijo: ¿Alguna vez pasaste por un camino en el que hay espinas? El hombre Dijo: si. Dijo Omar entonces: ¿Y qué hiciste? Dijo el hombre: estaba atento y solo pisaba las partes en los cuales estaba seguro que no había espinas. Dijo: esa es la Taqwa

O sea, en otras palabras, la taqwa consiste en detenerte antes de hacer cualquier acción y ver si esa acción tuya agradaría o no a Allah, y por consecuente obrar acorde a ello, tenerlo siempre presente y buscar su complacencia en todos los aspectos de nuestras vidas, tanto mundanales como espirituales.

¿Por qué hablo de Taqwa? Porque es el objetivo primordial que se intenta alcanzar con al ayuno y prueba de ello es esta aleya:

(183: La Vaca)
¡Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron. ¡Ojala tengáis temor (de Allah)!

Allah (ensalzado sea) no nos ha pedido que ayunemos para sentir la sed y el hambre por ejemplo, claro que no, sino por un objetivo sublime, ya que si lo temes  ayudaras al pobre, te acercaras a Él con las buenas acciones, incrementarás tus rezos voluntarios…etc. Porque en ramadán nos abstenemos de hacer algo que es lícito, o sea, comer y beber, así que es de deducir que a lo largo del año te será más fácil alejarte de las cosas que sí están prohibidas y que sí son pecado de por sí. Ramadán es una escuela de entrenamiento y  por eso dije antes que todo se engloba bajo el temor.

 

Ahora bien ¿Cómo se yo que mi ayuno esta bien? Pues sencillo, la respuesta también la encontramos en tu nivel de taqwa hacia Allah. Mira tu comportamiento por la noche y sabrás que ha sido de tu ayuno durante el día, porque ¿quién dijo que Ramadán es solo durante el día? Es verdad que dejamos de comer desde que sale el sol hasta que se pone, pero con ello también dejas de hablar de la gente, dejas de correr únicamente tras las cosas mundanales, dejas los malos modales, porque sino, de nada valdría tu ayuno, aunque no esta mal recordar que un musulmán debe evitar ese comportamiento todo el año.

Y luego y más importante aun, para ver si tu ayuno logró el objetivo para el cual se prescribió, pues observa tu compartimiento después de Ramadán, ¿sigues cayendo con facilidad en los pecados? O por lo contrario ¿Te lo piensas al menos dos veces antes?, ¿Tu corazón ama las acciones que le acercan a Allah o sigue inmerso en cualquier cosa menos en eso? ¿Temes desobedecer a Allah porque lo amas? Esa es la Taqwa a la que me refiero.

Tras esto, espero que tu sí seas de los que aprobaron, y si es así, felicidades y que Allah te de fuerzas para seguir así…Pero si por el contario suspendiste, también alégrate y ¿sabes porqué? Porque la misericordia de Allah es infinita, es verdad que no queda más de lo que se ha ido, pero los días que están al caer  son los mejores días de este bendito mes, y con diferencia, me refiero a los diez últimos días, son los días en los que más incrementaba el profeta (que la paz sea con él) las obras que le acercaban a Allah, receba por la noche hasta que se le hinchaban los pies, y él es el que esta libre de pecado!!

En estos días, hay una noche que es mejor que mil días, o sea, mejor que 83 años, esa es lailatul qadr, la noche del decreto.

Con energía renovada, y intención sincera, comprometámonos a aprovechar estos días que quedan, empecemos con lo obligatorio y sigamos con lo recomendado, sino rezas cada rezo a su tiempo, pues ya es hora de empezar a hacerlo por ejemplo,  y los ejemplos son muchos.  Y recuerda, no menosprecios ninguna acción por pequeña que sea… da la limosna si puedes, por mínima que sea, aunque sea medio dátil como recoge el hadiz, invoca a Allah, pídele perdón por tus pecados, el profeta lo hacía más de setenta veces al día y eso que era libre de pecados, visita o ponte un contacto con tus familiares, vecinos o amigos, lee el Córan, en cualquier lugar, de camino a la facultad , al trabajo, y sino puedes al menos escúchalo, y por favor, ya que te levantas al suhur, pues levántate con media hora de antelación y  reza aunque sea cuatro rak´at y aprovecha el silencio de la noche, un momento en el que nada te puede ocupar la mente, para comunicarte con tu Señor, demuéstrale tu amor, dile los mucho que lo necesitas, y no te defraudará ensalzado sea.

El mensaje es: aprovecha lo que queda, nadie te asegura si puedes llegar o no al próximo ramadán ¿a caso todos los que lo ayunaron el año pasado con nosotros están aun en este mundo?  

Lo siento si me he alargado, no era mi intención, eras reflexiones personales, que decidí compartir por si alguien las aprovecha mejor que yo. 

Presidenta de la asociación Tayba – Zainab – (musulmana marroquí) 

Anuncios