Pañuelos en la cabeza y velo en los ojos

Por abdul haqq salaberria


Cada vez son más las musulmanas y musulmanes que estamos en contra del velo. Pero no el que se ponen en la cabeza voluntariamente las mujeres, que no vela nada sino todo lo contrario, hace explícita una forma de vida, sino el que pretenden obligarnos a ponernos delante de nuestro ojos a todos los ciudadanos para velarnos la realidad de lo que debatimos. Discutir sobre un trozo de tela es desviar la atención sobre el verdadero debate. Es hacer exactamente lo mismo que se critica a regímenes islamistas cuando se rayan con el tema de la vestimenta de sus mujeres.

Nunca fue un tema de gran interés para los musulmanes cuando estaban organizados políticamente bajo la forma genuina de Califato. Si examinamos la jurisprudencia clásica, el capítulo destinado a cuestiones de vestimenta tiene mucho menor rango que el dedicado a la alimentación, o a aspectos relacionados con la limpieza. Lo que realmente preocupaba, como preocupa a cualquier sociedad, era el mantenimiento de unas prácticas comerciales justas, la persecución de la usura como indicio de corrupción social, y unas prácticas religiosas sociales ejemplares, así como la recaudación de los impuestos sin saltarse las limitaciones establecidas por la Sharia. El justo equilibrio entre el orden social y la libertad individual era el meollo de la cuestión de aquella sociedad como lo es el de la nuestra.

El debate de fondo que todos quieren evitar inventándose falsos debates es el de decidir quién valoriza y en base a qué legitimidad lo hace.

El debate de la vestimenta es falso, no porque lo digamos los musulmanes; lo dice la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Constitución, y el sentido común, que es la norma de convivencia humana perfeccionada durante milenios. Todo el mundo puede vestir como le dé la gana, con pocas excepciones: vestir de agente de la autoridad sin serlo puede crear problemas de orden público; ir exhibiendo la militancia nudista por la mitad de la vía pública se ha consensuado que ofende al buen gusto… Pero fuera de estas pocas excepciones estamos acostumbrados a ver de todo por la calle.

Si yo defendiera que las monjas deberían desprenderse de sus hábitos porque éstos representan una manifiesta carga represiva contra la mujer en el seno del catolicismo, me dirían, con razón, que estoy meando fuera del tiesto. Habrá monjas que llevarán los hábitos por rutina. Otras, la mayoría, que se los pondrán con un orgullo especial en una época difícil para profesar la fe de forma tan exigente y manifiesta. Puede que haya monjas que se los pongan por imperativo legal de su orden, aunque bien les gustaría ir algo más frescas por la vida. Los votos son voluntarios. Evidentemente, si no lo fueran, deberían denunciarse.

Del mismo modo si una musulmana en España lleva pañuelo obligada por su marido, familia, jefes o jefas, puede denunciarlo ella o podemos denunciarlo el resto de los ciudadanos. Por lo demás, si no hay coacción, puede ir enfundada en un burka. Eso sí, no sería lógico que pretendiera aspirar a superar las pruebas de selección de personal de Iberia, ni que denunciara a la compañía por discriminación. En este caso la que discriminaría sería ella: entre pasar desapercibida o vestirse a su antojo. El mismo derecho que tiene ella para vestir como le venga en gana tendría Ibera para poner los criterios de selección que le convengan, siempre que no discriminen por razón de sexo, raza, creencias, etc. Pero sí pueden discriminar por razones de vestimenta, incluso de talla o de edad. Legalmente es posible.

Zanjada pues esa cuestión básica sobre los límites de la libertad individual como está por nuestras normas ¿por qué debatir una y otra vez sobre el pañuelo, mal llamado velo, de las musulmanas? Algo huele a chamusquina, que decíamos cuando éramos críos. A ver, ¿no será que lo que se está debatiendo aquí es otra cosa? Yo creo que sí. Lo que molesta no es una prenda de vestir. Lo que molesta es que alguien, a estas alturas, siga diciendo que la religión es central en su vida. Ahí está clavo.

Lo sé porque a mí me choca lo mismo ver a un cura con sotana por la calle, y eso que me crié oliendo a naftalina de convento. En tiempos de Franco era normal, pero ahora, “¡Ojo, fundamentalista del Opus Dei a babor!”. Si es franciscano la cosa cambiaba algo: “¡Mira, Obi Wan Kenobi!”. La verdad es que cada vez se ven menos, pero estoy seguro de que según vayan viéndose más pañuelitos en las cabezas de las musulmanas se comenzarán a ver más alzacuellos, sotanas y escapularios. ¿Es eso peor que ver algunos tatuajes francamente imbéciles en miembros y miembras de nuestro vecindario? Al menos el pañuelo o la sotana no son ambiguos en su mensaje, pero otras expresiones sí lo son. ¿Qué debo interpretar cuando veo a un cuello lleno de pinchos? ¿Cuidado con el ciudadano o ciudadana, que muerde? ¿Es la manifestación externa de una opción sexual? ¿Es sólo una elección estética? Supongo que habrá que preguntar antes.

La sociedad laica se considera a sí misma en un estadio evolutivo avanzado y superior respecto a la sociedad confesional. Puede ser cierto si consideramos superada la religión como una imposición formal o como la institucionalización de lo espiritual. En este sentido, el laicismo debería ser la expresión de una espiritualidad genuina, libre de ataduras formales. No negaría la espiritualidad del ser humano sino la rigidez estructural religiosa. Pero eso es la teoría. En la práctica, el laicismo se ha transformado en otra religión, igualmente retórica y ritualizada, igualmente reaccionaria, igualmente proselitista, igualmente totalitaria.

* Delegado en Euskadi de la Fundación European Muslim Union

fuente: http://www.noticiasdegipuzkoa.com/ediciones/2008/06/30/opinion/d30opi5.1150929.php

Un comentario en “Pañuelos en la cabeza y velo en los ojos

  1. CENTRO HISPANO ÁRABE
    Próxima Construcción de Gran Centro Comercial, Cultural y de Ocio en la Autovia de Andalucía, con acceso directo a ella
    * * * * *
    Su Local en Propiedad a precio de Alquiler
    (480 € Mensuales)
    La Cooperativa Nuevos Aires apuesta por precios baratos y total transparencia.
    Próxima construcción de 84 locales comerciales y oficinas, una Mezquita, y Centros de: ocio, tercera edad, talleres juveniles de distintas actividades entre ellas la Medio Ambiental y zonas para ferias y exposiciones Medievales, Artesanía, Pintura, Manualidades, Bordados, Gastronomía y distintas acividades culturales y de ocio.
    Los Terrenos donde se va a construir este centro ya disponen de la Autorización inicial, acogiéndose a la Ordenanza 1ª Residencial del P.E.R.I. De la Unidad de Ejecución número 29 ( R ) de Seseña, como usos compatibles con el carácter de la zona: oficinas, religioso, comercial, sanitario, deportivo y zonas verdes.
    CAJAMAR ASEGURA LA TRANSPARENCIA Y PROPORCIONA CUATRO VENTAJAS GRATUITAS La Cooperativa Nuevos Aires ha optado por un nuevo modelo de gestión que le está aportando buenos resultados. En una época en la que los consumidores son más desconfiados a la hora de aportar su dinero en cualquier sitio, esta organización ha creado un sistema en el que el socio / comprador puede estar seguro de que su aportación no irá destinada a otro fin que el deseado, con el incentivo añadido de que el dinero se haya depositado podrá ser devuelto íntegramente, sin ningún tipo de penalización y sin que haga falta una explicación. Este trámite lo garantiza Cajamar, entidad con la que ha tratado la Cooperativa con el fin de que todas las personas que acudan a ellos lo puedan hacer con plena seguridad y total transparencia. CajaMar además proporcionará a todos los socios de esta Cooperativa, CERO comisión de mantenimiento de la cuenta, una tarjeta de débito gratuita sin coste de mantenimiento, banca electrónica gratuita y la tramitación del pago mensual a la Cooperativa sin costes.
    La forma de pago asignada a esta promoción, se adaptará a las posiblidades de los compradores
    A la colocación de la primera piedra acudirán Altos cargos de las Autoridades.
    El objetivo de la construcción de este Centro es de fomentar las relaciones de vecindad y convivencia entre distintos pueblos, y a su vez crear unos 260 puestos de trabajo tanto como autónomos o por cuenta ajena, asi como la formación y preparación de la juventud.
    El Gerente de la Cooperativa, después de varios estudios de mercado, optó por ubicar el centro en las proximidades de Madrid a una distancia máxima de 36 km. y en zona poblada para poder garantizar un buen funcionamiento de este gran proyecto/ negocio, y al final se tomó la decisión de adquirir terrenos en Nuevo Seseña a 34 km. De la Puerta de Sol (Madrid), lugar que está muy bien comunicado al estar en la Autovia de Andalucía (A -4), la R-5 y más Carreteras. – Este proyecto es tan necesario para los vecinos residentes de la zona, por falta de locales al ser sólo residencial como al colectivo de inmigrantes que viven en la zona ya que se encuentra entre Madrid y Toledo, rodeado de más de 40 poblaciones con gran densidad de Magrebies, que se convertirá en un centro de encuentros de todos ellos; a todo esto hay que añadirle el colectivo Magrebí que procede de toda Europa con destino a los países del Magreb o la inversa, ya que la gran mayoria prefieren el trayecto a través de la Autovia de Andalucía.- AUTOBUSES GRATUITOS: Cada viernes habrá servicios gratuitos de ida y vuelta desde las Mezquitas y las zonas colindantes hacia el centro. – CAMPAÑAS DE PUBLICIDAD: Está programado contratar Cuñas publicitarias en la radio a lo largo de todo el año, Páginas en la prensa escrita, Vallas publicitarias a pie de carretera, Vallas publicitarias en los autobuses que cubren las líneas que pasan por la zona, y la edición de una Revista. – ACTIVIDADES EN EL RECINTO: Para crear un movimiento continuo y obtener una gran afluencia de público, se va a crear una Asociación Medio Ambiental, Deportiva, Cultural y de Ocio para desarrollar actividades de todo tipo a lo largo del año: Exposiciones, Conciertos, Ferias, Concursos, Cine de verano y una gran variedad de eventos al aire libre. SEGURIDAD EN EL RECINTO: El recinto del CENTRO HISPANO ÁRABE, además de ser vallado, contará con guardas de seguridad acompañados de perros policia las 24 horas, más las cámaras de vigilancia y sistemas de alarma sofisticados. – APARCAMIENTOS: En los bajos del centro se destinará más de 2.500 m2 para aparcamientos subterráneos vigilados, Taller de mecánica rápida, neumáticos y lavado de turismos. – C/ Torrejón, – 17 Parla – Madrid. Tel.: 91 699 33 94 –Fax 91 699 53 93 e_mail:centrohispanoarabe@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s